• Todas las categorias
  • Ensaladas
  • Legumbres
  • Patatas
  • Carnes
  • Pescados
  • Mariscos
  • Arroces
  • Huevos
  • Verduras
  • Navidad
  • Oriental
  • Thermomix
  • Kitchen Aid
  • Panificadora
  • Sin gluten
  • Vegetariano
  • Pasta
  • Frutas

Fecha

  • 31/01/2017

Autor

  • Lorena

Descripcion

  • Deliciosa combinación las Fresas con Chocolate, además una opción perfecta para regalar en cualquier momento sobre todo ahora que se acerca San Valentín.

Dificultad

  • Media

Tiempo

  • 20 minutos

Ingredientes

  • Fresas frescas lavadas y bien secas (1 kg)
  • Chocolate Puro Postres, en mi caso el Puro de Valor (200 gr)
  • Chocolate Blanco para fundir (200 gr)
  • Aceite de oliva suave ó girasol (2 cucharadas soperas por separado)
  • Azucarillos de colores al gusto

Tipo de Plato

Categoria

  • Verduras

Fresas con Chocolate

Fresas con Chocolate

Preparación de las Fresas con Chocolate:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Quién se puede resistir a unas fresas cubiertas de chocolate??’ y más ahora que se acerca El día de los Enamorados… unas jugosas fresas cubiertas de chocolate negro y blanco, una sorpresa perfecta para ese día.

 

 

 

Me parece la combinación perfecta para San Valentín, fresas y chocolate!!! Un postre bien romántico, unas jugosas fresas  sumergidas en un delicioso chocolate negro ó un cremoso chocolate blanco, ainssssss…..apasionante J

 

 

Además este año, me ha sucedido lo mismo que el año pasado, en estas fechas, las primeras fresas, las noto llenas de sabor, mejor que más entrada la campaña que me parecen insípidas…. Quizás sea el mono que tengo de fresa ó tal vez tenga alguna explicación que  desconozco…..

 

 

Simplemente, aconsejaros que utilicéis un buen chocolate, para el negro he utilizado el Chocolate Valor Negro postres, ya que me encanta su sabor y es muy fácil de trabajar y para el blanco, personalmente los que mejores resultados me han dado para fundir es el Nestle para postres y el Carrefour (este último es chocolate belga y está muy bueno).

 

 

 

Preferiblemente derretir el chocolate al baño maría, también podéis hacerlo en el microondas, aunque yo prefiero la primera opción, ya que me es más fácil controlar que no se queme, además si queremos conseguir una cobertura brillante y compacta, una buena opción es atemperar el chocolate, simplemente tenemos que fundir sólo 2/3 partes del chocolate  y cuando esté  completamente fundido incorporamos el tercio restante dándole vueltas hasta que esté todo integrado, de esta forma conseguimos el brillo que buscamos.

 

Es muy importante que las fresas estén bien secas, y sin nada de humedad, ya que el chocolate y la humedad son malos aliados.

Además os aconsejo que le añadáis al chocolate una cucharada de aceite de oliva ó girasol, esto nos ayudara a que el chocolate no se nos compacte muy rápido y deja a su vez a la fresa con una bonita cobertura uniforme.

 

 

Instrucciones:

 

Lavamos las fresas y secamos muy bien con papel de cocina.

 

Fundimos el chocolate al baño maría ó bien en el microondas añadiéndole 1 cucharada de aceite. Mucha precaución con los tiempos para evitar que se nos queme, sobre todo el blanco, si lo hacéis en el micro, cada 25 segundos ó menos dale una vuelta, hasta que el calor que tenga sea suficiente para acabarlo de fundir,  además como os comentaba más arriba, si queremos conseguir una cobertura brillante y compacta, una opción es atemperar el chocolate, simplemente tenemos que  fundir sólo 2/3 partes del chocolate  y cuando esté  completamente fundido incorporamos el tercio restante dándole vueltas hasta que esté todo integrado, de esta forma conseguimos el brillo que buscamos.

 

Añadimos los chocolates por separado en dos tazas ó vasos, lo que os sea más cómodo para luego sumergir las fresas.

 

Preparamos 1 hoja de papel de hornear sobre una fuente tipo de horno.

 

Empezamos con el chocolate negro, cogemos una fresa y la sumergimos en el recipiente, retiramos  dejándo caer los excesos de chocolate. Colocamos sobre la hoja de hornear y adornamos con los azucarillos que escojáis. Repetimos con el resto de sus fresas. 

 

 

Si el chocolate empieza a endurecerse, volvemos a calentarlo hasta que se vuelva a fundir para poder continuar haciendo la cobertura.

 

Preferiblemente comer el mismo día y guardar cubiertas a temperatura ambiente.

 

 

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Aun no ha comentado nadie

¡¡Se el primero en comentar!!