• Todas las categorias
  • Ensaladas
  • Legumbres
  • Patatas
  • Carnes
  • Pescados
  • Mariscos
  • Arroces
  • Huevos
  • Verduras
  • Navidad
  • Oriental
  • Thermomix
  • Kitchen Aid
  • Panificadora
  • Sin gluten
  • Vegetariano
  • Pasta
  • Frutas

Fecha

  • 10/08/2015

Autor

  • Lorena

Descripcion

  • Riquísimos y cremosos helados que podemos hacer en casa sin necesidad de tener la máquina de helados.

Dificultad

  • Baja

Tiempo

  • 10 minutos

Ingredientes

  • Nata para montar 35,1% materia grasa y súper fría (500 ml)
  • Leche condensada (1 bote pequeño - 370 gr)
  • Esencia de vainilla (2 cucharadas soperas), o del sabor que prefieras

Tipo de Plato

Categoria

  • Thermomix
  • Kitchen Aid

Helado de Vainilla y bases para helado cremoso (sin máquina de helado)

Helado de Vainilla (sin máquina)

Preparación Base para Helados Cremoso sin máquina:

 

En casa nos encanta el helado y estaba como loca por comprarme la máquina para hacer helados, pero tengo un problema de espacio ya en mi cocina, no cabe ni un cacharro más!!! 

Pero ya lo tengo resuelto desde que  he descubierto cómo hacer helado cremosísimo y muy rico y sin la maquinita!!! Tan sólo con 2 ingredientes básicos: nata y leche condensada!!! Luego simplemente tienes que añadirle el sabor que más os guste, en esta ocasión ha sido la vainilla!!! 

 

 

La única máquina que necesitas es un robot tipo kitchenaid, thermomix, las barillas de la batidora...... ó bien un brazo fuerte para montar la nata, jajajaja.  Es muy importante que la nata sea con un porcentaje de materia grasa elevada, superior ó igual al 35,1% para que nos monte bien y qué esté súper fría, previamente yo pongo la nata unos minutos en el congelador pero sin que llegue a congelarse.

 

Os confieso que me ha encantado esta forma de elaborar helado, fácil y rápido, contando que  para  hacer helado tradicional primero hay que preparar una base azucarada - por lo general una mezcla cocinada de nata espesa, azúcar y/o miel y huevos o maicena, la que dejamos enfriar y posteriormente la pasamos por la máquina de helado, cuya función es mover la mezcla para incorporar  aire y romper así los cristales de hielo que se forman, conseguiendo un  helado  cremoso y terso y  no un bloque de hielo :(

 

 

Pero si sois de los míos que no tenéis máquina  de helado ni previsión de tenerla ó quieres elaborarlo de una forma rápida, pero no por ello  quieres prescindir de un rico helado cremoso casero, esta receta es perfecta!!!!.

 

La leche condensada se convierte en la base azucarada del helado y la nata montada es la que crea la textura aireada y cremosa. Cuando combinamos ambas conseguimos lo que buscábamos, un helado con una textura cremosa y que se derrita sobre su lengua, es fantástico!! 

  

En esta ocasión he preparado un helado tradicional como el de vainilla, pero posibilidades hay muchísimas, podemos adaptarlo al sabor ó receta de helado que más os guste ó por qué no a ese helado que has soñado probar. 

 

Puedes añadir lo que más te apetezca, trozos de fruta, frutos secos, caramelo, virutas de chocolate ó bien si quieres incorporarle un sabor,  simplemente calentando la nata y  emulsionando durante unos minutos el ingrediente deseado como la menta fresca, granos de café, etc , ó bien puedes hacer  helado de chocolate añadiéndole tu chocolate preferido en trocitos junto la nata caliente hasta que se funda.

 

Aquí os dejo los pasos a proceder por si queréis empezar a experimentar:

 

Para  añadir un sabor al helado: calienta la nata en un cazo hasta que empiece a hervir, apartamos del fuego y añadimos el condimento (canela en rama, vainilla en rama, granos de café, menta, hierbabuena, etc..). Emulsionamos hasta que la nata esté a temperatura ambiente. Retiramos el condimento añadido y refrigeramos la nata hasta que se haya enfriado, y una vez esté bien fría de nuevo, seguimos las indicaciones que tenéis más abajo,  montando la nata y luego mezclando con la leche.

 

Para añadir un ingrediente a la mezcla, los que son más ligeros como el chocolate laminado simplemente lo mezclamos junto la leche condesada y luego junto la nata, siguiendo las indicaciones que tenéis más abajo.

Pero los ingredientes más pesados, como trozos de caramelo, de fruta, ó de galleta, etc... una vez hayamos pasado la mitad de la mezcla al recipiente para congelar, añadimos el ingrediente deseado, volcamos la otra mitad de la mezcla y con ayuda de un cuchillo movemos y mezclamos con movimiento  circulares. 

 

Preparación del Helado de Vainilla:

 

Para la elaboración del helado, sólo tenemos que seguir estos sencillos pasos:

 

Vertemos la leche condensada en un recipiente grande. 

Añadimos el extracto de vainilla ó el sabor deseado y mezclamos.

 

 

Montamos la nata, yo he usado en esta ocasión la kitchen aid, que para montar medio litro de nata, he tardado uno 5 minutos a vel.6, ó  en la thermomix con la mariposa a vel. 3 y 1/2 hasta que la veamos montada. 

 

 

 

Con ayuda de una espátula, añadimos una cucharada de nata en el recipiente de la leche condesada y mezclamos, esto aligera la leche condensada y hace más fácil incorporar el resto de la nata montada, luego incorporamos suavemente el resto de nata junto a la leche. Al principio, parecerá muy grumoso pero poco a poco se pondrá suave y sedosa. No excedernos con la mezcla para evitar que la nata se nos compacte, tan sólo mezclar suavemente con movimientos envolventes hasta que esté todo incorporado. 

 

Incorporamos la mezcla de helado a un recipiente apto para congelar, una vez lo hayamos vertido, utilizamos una espátula para alisar toda la base, luego presionamos con un trozo de film transparente sobre la superficie para impedir que se cristalice.

Cubrimos bien con film transparente (yo doblemente), primero del transparente y luego papel de aluminio.

Introducimos en el congelador como mínimos unas 6 horas hasta preferentemente 2 semanas: El helado estará más compacto cuanto más tiempo esté en el congelador. Para mejorar su textura y sabor, consumirlo durante las 2 primeras semanas. 

 

 

 

Para  añadir un sabor al helado: calienta la nata en un cazo hasta que empiece a hervir, apartamos del fuego y añadimos el condimento (canela en rama, vainilla, granos de café, menta, hierbabuena, etc..). Emulsionamos hasta que la nata esté a temperatura ambiente. Retiramos el condimento añadido y refrigeramos la nata hasta que se haya enfriado de nuevo, y una vez esté bien fría de nuevo, seguimos las instrucciones arriba indicadas,  montando la nata y luego mezclando con la leche.

 

Para añadir un ingrediente a la mezcla: los que son más ligeros como el chocolate laminado simplemente lo mezclamos junto la leche condesada y luego junto la nata. 

Pero los ingredientes más pesados, como trozos de caramelo, ó de fruta, ó de galleta, una vez hayamos pasado la mitad de la mezcla al recipiente para congelar, añadimos el ingrediente deseado, volcamos la otra mitad de la mezcla y con ayuda de un cuchillo movemos y mezclamos con movimiento  circulares.  

 

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Lorena - Crazy for Cooking14/08/2015 22:02:42
Elen, seguro qué te sale perfecto, es sencillisimo. Un besazo
Elena13/08/2015 14:25:07
Ufff Lorena que buena pinta!! A ver si me atrevo...
Lorena-Crazy for Cooking11/08/2015 16:22:00
Pilar!!!! seguro que te encanta, yo la he probado de varios sabores e ingredientes y sale riquísima. Una de mis preferidas es la que lleva galletitas Oreo, en breve la pongo en el blog también, ya me cuentas qué tal te ha salido :) un abrazo
Pilar 11/08/2015 12:47:33
¡Me encanta esta receta! La probaré seguro :)