• Todas las categorias
  • Ensaladas
  • Legumbres
  • Patatas
  • Carnes
  • Pescados
  • Mariscos
  • Arroces
  • Huevos
  • Verduras
  • Navidad
  • Oriental
  • Thermomix
  • Kitchen Aid
  • Panificadora
  • Sin gluten
  • Vegetariano
  • Pasta
  • Frutas

Fecha

  • 22/09/2015

Autor

  • Lorena

Descripcion

  • Delicioso este Solomillo con ese toque inconfundible que le aportan las Hierbas Frescas y el Vino Blanco

Dificultad

  • Media

Tiempo

  • 20 minutos + 1 h y 30 min de cocción

Ingredientes

  • Aceite de Oliva Virgen Extra (125 ml)
  • Ajos (3 dientes pelados y cortados transversalmente) ó bien ajo seco acabado de moler
  • Hojas de Romero fresco (1 cucharada sopera)
  • Hojas de Tomillo Fresco (1 cucharada de postre)
  • Solomillo de Cerdo (1 pieza mediana 500-600 gr)
  • 180 ml de vino blanco seco
  • Sal y Pimienta negra en grano molida (al gusto)
  • Caldo de Pollo (70 ml)
  • Nata espesa (70 ml) ó Nata ligera (70 ml) + 1 cucharada de Maizena.

Tipo de Plato

Categoria

  • Carnes
  • Verduras

Solomillo al Vino Blanco con Salsa Finas Hierbas

Solomillo al Vino con Salsa de Hierbas

Preparación del Solomillo al Vino Blanco con Salsa de Hierbas:

Me encanta esta receta de Solomillo, ésta junto la de Solomillo a la Wellington son unas de mis favoritas, os dejo el enlace de la receta a la Wellington por los que no la conozcáis y queráis probar, es de esas recetas que te hacen triunfar en una reunión: http://www.crazyforcooking.net/recetas-segundos-platos/receta-solomillo-wellington

En esta ocasión, lo he preparado con un solomillo de unos 500 gr y con hierbas frescas, es importante en esta receta utilizarlas frescas, ya que con secas cambiaría muchísimo el sabor final del plato, lo comprobarás simplemente por el olor mientras las cocinas, comprenderás en el acto por qué, una delicia!!! Es imposible que las secas emanen ese olor y por supuesto el sabor final de la salsa, qué es una de las mejores partes de esta receta.

 

 

Igual que el vino blanco que para mí en esta receta es insustituible, también es importante un buen vino blanco (por favor, que no sea ese resto de vino que se ha quedado en el fondo del frigorífico durante semanas, jajajaja), abre una buena botella de vino que te encantaría beber y por qué no, perfectamente te puedes ir ambientando tomándote una copita mientras cocinas, jejejeje.

 

 

Nosotros lo hemos acompañado con unas patatas al horno, pero si preferís perfectamente podéis hacerlas fritas, puré de patatas ó por qué no unas verduritas de las verdes tipo judías, guisantes, etc…

 

Si te interesa cocinarlo más rápido y así acortar los tiempos, perfectamente se puede hacer en una olla a presión.

 

Vamos con los ingredientes y la receta:

 

 

Calentamos el aceite a fuego medio-alto en una cacerola que nos quepa holgadamente el solomillo. Añadimos el ajo, el romero y tomillo, y salteamos sobre un minuto. Con cuidado añadimos el solomillo sobre las hierbas, y cocemos sobre unos 5 minutos por cada lado, luego lo retiramos a un plato/fuente. Añadimos el vino blanco a la cacerola y nos ayudamos de una cuchara de madera para mover bien el fondo y lo cocinamos sobre 1-2 minutos ó hasta que por el olor notemos que se ha evaporado el alcohol.

 

 

Bajamos el fuego a medio-bajo. Incorporamos de nuevo el solomillo a la cacerola y salpimentamos. Cubrimos la cacerola y cocinamos 1 h. aproximadamente (podéis acortar el tiempo si utilizáis una olla a presión ó rápida), moviendo y raspando el interior de la cacerola cada 15 minutos aprox. Es importante ir echándole un vistazo de vez en cuando para que no se quede sin líquido, si es necesario añadir medio vaso de agua.

 

Cuando la carne este cocinada, reservamos de nuevo en el plato/fuente para que repose.

Mientras, subimos el fuego de la cacerola con el jugo que haya quedado de cocinar el solomillo, si vemos poco líquido añadimos un pelín más de vino blanco. Movemos bien de nuevo con la cuchara de madera para que se suelten los trocitos tostaditos que hayan podido quedarse pegados a la cazuela y esperamos un par de minutos más a que se evapore el alcohol. Añadimos el caldo de pollo. Volvemos a mover bien hasta que empiece a hervir, apagamos el fuego y dejamos que se enfríe aprox. unos 20 minutos.

 

 

Una vez se haya enfriado, añadimos la nata y volemos a encender el fuego a potencia medio-baja, y moviendo constantemente hasta que esté todo ligado y haya espesado, pero sin llegar a hervir. Si no espesase, mezclamos en un vaso 1 cucharada de Maizena con 1 cucharada de agua y añadimos poco a poco a nuestra salsa hasta que espese a tu gusto. Prueba la salsa para que esté en su punto de sal y pimienta.

 

 

Pasamos la carne a una tabla (los excesos del jugo de la carne las podemos añadir a la cacerola de la salsa) y cortamos en rodajas a nuestro gusto, os recomiendo que no sean excesivamente gruesas y emplatamos en la fuente de servir, añadiendo por encima la salsa caliente.

 

 

Como os comentaba antes, en casa lo hemos acompañado con unas patatas al horno, pero si preferís perfectamente podéis hacerlas fritas, puré de patatas ó por qué no unas verduritas de las verdes tipo judías, guisantes, etc… 

 

A disfrutarlo acompañado con un buen Vino Blanco, ó sin él, jajajajaja

 

 

 

Escribe tu comentario

Comentarios

Aun no ha comentado nadie

¡¡Se el primero en comentar!!